viernes, 21 de abril de 2017

El Front Nacional y su transformación


Hace algunos días recibía un meme con la imagen de Marine Le Pen en el cual  se leía: “la izquierda ha traicionado a los trabajadores y la derecha a la nación”; pocos días después se ponía en marcha la campaña de cara a las presidenciales del 23 de abril. Lo primero que podría llamar la atención era su radical cambio de imagen; en los carteles propagandísticos había desaparecido la tradicional llama tricolor que lo identificaba  por una rosa de color azul. La propia candidata ha tratado de explicarlo: “He elegido la rosa porque durante mucho tiempo ha representado la esperanza de miles de trabajadores y trabajadoras francesas en un futuro mejor. Una rosa azul simboliza al mismo tiempo la esperanza de la izquierda -la rosa ha identificado durante mucho tiempo a la social-democracia en países como Francia y España- y los deseos de la derecha -referencia al azul usado por diversas agrupaciones conservadoras como color identificativo- porque mi propósito es unir a todos los franceses y francesas en un proyecto común de futuro”.
Desde que en el 2011 Marine llegase a la presidencia del FN ha tratado de romper muchas de las prevenciones existentes contra su padre, cuya imagen le situaba en el espectro más intransigente de la derecha francesa. Pese a los intentos de éste de representar el papel del “Reagan francés” -por su defensa del neoliberalismo económico y de algunos de los principios de la revolución conservadora- no podía escapar de ser -en realidad- el líder indiscutido de una plataforma electoralista de la extrema-derecha, marcado por un antisemitismo poco disimulado, un apoyo al nacionalismo árabe y  la defensa a ultranza de los valores tradicionales del catolicismo.
Está claro que hay elementos de su programa que pueden que no hayan cambiado tanto; como “la defensa de identidad, valores y tradiciones de la civilización francesa”, que le ha llevado solicitar su particular Frexit,  para que Francia recupere su “libertad y el control”  en materias de orden económico o legislativo. O aquellos otros que afectan a la presencia de extranjeros en su suelo nacional, como el de  establecer impuestos especiales a la contratación de trabajadores extranjeros con el objeto de asegurar la prioridad de loa nacionales en la búsqueda de empleo.
Pero sería el campo económico donde el nuevo FN pretende representar a una nueva Izquierda Nacional, convirtiéndose en el primer partido de la clase obrera. La política de captación de este importante segmento social proviene principalmente del abandono del neoliberalismo a favor de un mensaje keynesiano, defensor del Estado de Bienestar, y con abundantes medidas sociales para una ciudadanía depauperada, especialmente en aquellas zonas que han sufrido fuertes reconversiones industriales. Ya en el 2012  Marine Le Pen marcaba distancias a la hora de hablar de la recuperación de empleo con la derecha clásica al plantear que solo existían dos formas posibles de alcanzar ese objetivo: o se rebajaba los salarios, destruyendo el Estado de Bienestar,  o se  rechazaba el plan  (aceptado por la derecha liberal y la socialdemocracia) de austeridad social impuesto por organismos foráneos.
El FN apuesta por una economía fuertemente proteccionista que permita  “hacer frente a la competencia desleal de países con mano de obra de bajo coste” o “la instauración de una contribución social sobre las importaciones de un 3%”, medida esta última que serviría para aumentar en 200  euros los salarios por debajo de los 1.500. En la defensa del pequeño y mediano ahorrador no dudó, en su campaña del 2012,  en solicitar la nacionalización parcial  de los bancos de crédito hasta que sus activos fuesen saneados y los ahorros de los franceses asegurados
En lo que  algunos llaman la defensa de lo valórico el FN, pese a esas celebraciones el 1 de mayo, bajo la atenta mirada de Santa Juana de Arco,  abraza la  laicidad del Estado, que le ha llevado a solicitar la prohibición de símbolos religiosos en los espacios públicos; pero que también a modificar su radical oposición al aborto y al matrimonio homosexual. En relación con el primero la diputada Marion Marechal (sobrina de Marine Le Pen) se  ha mostrado como una destacada activista en defensa de la vida del no nacido desde el mismo momento de la concepción, oponiéndose a las reformas de la ministra socialista. Por el contrario, su  estimada tía ha mantenido una posición ambivalente, lanzando mensajes aparentemente contradictorios, pero que en el fondo defendían una posición favorable a mantener determinados casos de permisibilidad. Para contentar a su tradicional electorado defiende la tesis de que el “derecho al acceso al aborto no debe ser restringido, pero no debe ser banalizado”; para sus nuevas masas electorales, asegura que  “no deseamos modificar la capacidad de acceso a la interrupción voluntaria del embarazo”, lo que implicaría mantener una ley de casos... Eso sí tratando de promocionar medidas disuasorias.
En el tema del matrimonio homosexual la disputa interna es semejante; mientras  que Gilbert Collard asegura con rotundidad que derogarían el matrimonio para todos; Florian Philippot relativiza el tema asegurando que abrir dicho debate es tan importante como el tratamiento del cultivo de los bonsáis.  La presidenta del partido ha prometido la derogación de la Ley Taubira (en referencia a la  ministra de Justicia Christiane Taubira) en caso de ser elegida. Pese a ello, y en este tema el FN mantiene una posición intermedia;  Marine Le Pen  también ha asegurado que propondría un Pacte Civil de Solidarité  que afectara a las parejas del mismo sexo, otorgándoles algunos de los derechos asociados con el matrimonio, especialmente en materia económica y de sucesión; descartando -eso sí- la adopción.
Como bien dejaba escrito el politólogo Arnaud Imatz “la nueva línea política del FN es claramente republicana, jacobina, laica, social, popular y soberanista”, dejando atrás  aquella otra más “indentitaria, etno-cultural, regionalista y europeísta”. A la actual formación lepenista se le podrá acusar tal vez de muchas cosas, pero de lo que no cabe duda es que su electorado no responde exactamente al que tradicionalmente vota por la extrema-derecha; su dirigencia no corresponde con la imagen que se tiene de los viejos líderes del sector; y su discurso -completamente remodelado- le aleja de aquel otro marcado por el anticomunismo de la Guerra Fría y la defensa de un capitalismo popular thatcheriano. Hoy en FN pretende ocupar el espacio abandonado por el gaullismo más social que en su día representara un André Malraux.
JOSÉ DÍAZ NIEVA
Visto en:
http://elmuro.cl/el-front-nacional-y-su-transformacion-de-cara-a-las-elecciones-francesas-de-2017/elmuro/2017-04-18/160946.html

10 comentarios:

Favila dijo...

Transformación a peor, evidentemente. Y sin embargo ahora lo apoyan más los tradis y los infocatólicos.

Es un error creer que hay un enfrentamiento entre Marine y Jean-Marie, o que Marion representa una línea diferente.

Anónimo dijo...

La figura de De Gaulle sigue gravitando sobre la política francesa y condicionándola. De los cuatro candidatos que aspiran a ganar las inminentes elecciones presidenciales de Francia sólo hay dos que empuñen el testigo dejado a la posteridad por De Gaulle: Fillon y Marine Le Pen. Sus adversarios son poca cosa. Macron, un tontito sin sustancia, lleva, dicen, las de ganar. O sea: las de perder, porque si llega al Elíseo, Francia seguirá haciendo lo que empezó a hacer cuando De Gaulle dimitió en 1969: caminar lentamente hacia el desastre. O Mélenchon: un millonario castrista, chavista, madurista y oportunista. Un payaso. Un botarate. Con él llegaría la miseria moral y la económica.
Todos nos jugamos mucho el próximo domingo y más aún quince días después, con la segunda vuelta. De Gaulle hablaba de algo de lo que sólo Marine Le Pen se atreve a hablar ahora: de la Grandeza.
Me irrita sobremanera oír a casi todos los periodistas españoles, esos loritos que siempre cantan con la voz de sus amos, el sonsonete facilón de ultraderechista aplicado a la única candidata que garantiza el fin del terrorismo y que es, en realidad, una socialdemócrata (nadie es perfecto). En nombre del euroescepticismo, del identitarismo, de la lucha contra el terrorismo y del sentido común, ahí va mi voto, señora...

https://www.youtube.com/watch?time_continue=89&v=FYWnuQc5mYA

Sébastien Clovis.

Asterix dijo...

El problema es el sistema. Si sale Le Pen no lo va a cambiar. Así que yo me quedo tranquilo en la sacristía alejado del mundanal ruido de la polis hasta que venga algún candidato que sea antisistema de verdad. Tiene que ser puro, sin sombra de heterodoxia.

Anónimo dijo...

Porque Constantino er puro y sin sombra de heterodoxia.

Anónimo dijo...

Siempre vote Le PEN .

Mañana voto FILLON .

JPB

Anónimo dijo...

No entiendo cuál es la crítica.
Sería tonto que Marine proponga una plataforma católica para que no la vote nadie.
El que quiera ser católico todo el tiempo que no se dedique a la política ni vote por políticos, a la espera de mejores tiempos.
Pero en democracia, ahora y cuando Pericles, hay que saber adaptarse a las mayorías, pues en democracia, no ser mayoría, es no ser.
Marine tiene algunas cositas muy menores pero que pueden atraer a cierto electorado, como afirmar que reza en latín.

Mariano P.

Anónimo dijo...

Parece que los cátaros albigenses están bien vivos, aunque se disfracen de galos bretones.

JBD

Walter E. Kurtz dijo...

Mariano P.: La que dice que reza en latín es Marion Marechal, sobrina de Marine.

Marine no es católica ni lo disimula. Lo suyo son "los valores republicanos" (i.e. revolucionarios). Lo que pasa es que aún Robespierre creía en el orden natural...

Favila dijo...

Nadie ha dicho que tenga que ser católica la plataforma. Pero sería preferible si este partido no apoyase el aborto y la sodomía, como hace unos años. Es decir, si tuviese alguna idea de sustancia aparte del propósito de expulsar inmigrantes y hacerle el caldo gordo a Rusia e Israel.

Tanto rollo "provida" y al final a los que menos les importa el tema es a los católicos.

Pero bueno, sigamos viendo un nuevo Constantino en cualquier charlatán que nos guiña un ojo. "Si tú me dices ven, lo dejo todo". Se echan en falta los análisis de Yorch y Carlo, que tanto acertaron con Trump.

Anónimo dijo...

Marine es moderna. Muchos de sus adversarios son post-modernos. En la locura del progresismo post-moderno, una moderna pasa por reaccionaria.